Carlos Linneo, el hombre que ordenó la vida

El 23 de mayo de 1778 nació Carlos Linneo, naturalista que dedicó su vida a clasificar, revisar y reordenar un conocimiento en explosión sobre los seres vivos.

Estando nosotros en una época en la que se propone que la información científica se duplicaría cada nueve años, este personaje, dedicado a sistematizar y hacer frente al gran crecimiento de información que vivió durante su era, continúa inspirando a sus herederos contemporáneos.

Desenredando la ciencia

¿Alguna vez has tenido que desenredar las luces del árbol de Navidad? ¿O pegar un montón de figuritas recién sacadas de un “paquetón” (ejem, el álbum del mundial del 2018, ejem)? Imagina que eres un naturalista en el siglo 18, y quieres estudiar todo sobre los seres vivos conocidos hasta entonces. ¿Cómo podrías hacerlo, si no hay un sistema de clasificación? ¿Te imaginas cuántos duplicados encontrarías?

Página de una de sus obras más conocidas, Systema naturae, en su sexta edición, anotada por el mismo Linneo. Fuente: The Linnean Society

Linneo dedicó gran parte de su vida a organizar la creciente cantidad de información sobre seres vivos. Hasta el día de hoy sobrevive una infinidad de textos con anotaciones suyas, tales como herbarios, libros, cartas, hojas sueltas y claro, sus propias publicaciones, también anotadas.

Para esto, Linneo pedía sus copias personales de publicaciones con una particularidad: que tuvieran hojas en blanco dentro del texto. Esto permitió que tanto él como sus colaboradores continuaran la incesante labor de completar y expandir el conocimiento.

Además de las anotaciones, el científico tenía el hábito de publicar rápidamente sus obras. Que estas contuvieran alguna imprecisión le daba a él la oportunidad de revisar constantemente sus textos y así sacar nuevas ediciones.

Como parte de su sistema, Linneo apuntaba toda la información sobre un género específico en una hoja suelta, que después podía expandir o reorganizar, si surgía nueva evidencia. ¿Alguna vez has usado fichas bibliográficas? Pues sí, él fue uno de los primeros en hacerlo.

Dibujando la ciencia

Armado con lápiz, tinta y papel, Linneo también realizó muchos dibujos acompañando a su obra científica. Si bien sus habilidades para el dibujo eran básicas, las aprovechó para esquematizar numerosas especies, según sus necesidades científicas (Charmantier, 2011).

Dibujo de murciélago por Linneo en su obra Manuscripta medica . Fuente: The Linnean Society

Esto choca con una declaración suya en la primera edición de su obra Genera Plantarum: “No recomiendo hacer dibujos para determinar géneros, de hecho los rechazo”. Charmantier propone interpretar esto como un cambio en la actitud científica de la época, que previamente daba mucha más importancia a las imágenes.

Además, Linneo condensaba la información en mapas conceptuales, diagramas y esquemas, con formatos que le permitieran revisarla y reorganizarla, de una manera muy visual. Esto resultó muy útil para desarrollar su propuesta de clasificación y nomenclatura de los seres vivos.

El clásico: Linneo vs. el árbol de la vida

¿Por qué es importante tener un sistema para nombrar a los seres vivos? Porque facilita la inmensa labor de identificarlos sin duplicados y de organizarlos. Actualmente, la biología clasifica a los seres vivos en taxones, que son grupos de organismos semejantes y con un camino común en su evolución.

Categorías taxonómicas. Elaboración propia. Imagen de fondo: www.unsplash.com

Los principales taxones o categorías taxonómicas son 8 (cada vez que los repito, recuerdo mis épocas estudiando para postular a la universidad), y las puedes ver en la imagen a la derecha.

Si bien Linneo era un creacionista, es decir, creía que todas las especies habían sido creadas por Dios, a partir de su sistema de clasificación podríamos proponer que todos los organismos que existen o existieron en este planeta tienen un origen común, del cual evolucionaron (corolario de la Tercera Ley de la Biología). Conforme adquieren características nuevas o diferenciadas, los organismos se agrupan en categorías cada vez más específicas.

Por ejemplo, para pertenecer a un dominio, solo observamos las células del organismo. ¿Su célula tiene núcleo? Entonces es un eucariota. ¿No tiene núcleo? Dependiendo de algunas condiciones moleculares, se le clasificará como Archaea o como Prokaryota. Actualmente se considera que existen 3 dominios: Archaea, Prokaryota y Eukaryota.

Mientras tanto, decir que un organismo pertenece a una especie significa, clásicamente, que se puede reproducir con otros de esa misma especie, y que esas crías serán fértiles. Para esto, deben tener muchas características muy específicas en común. Los perros y los lobos, por ejemplo, son miembros de la misma especie (Canis lupus), y cumplen estos requisitos (sí, estas crías pueden reproducirse).

¿Cómo se forma un nombre científico? La primera parte indica el género y la segunda, la especie. Por ejemplo: Solanum tuberosum (papa).

Systema naturae

Considerada el punto de partida de la nomenclatura zoológica, en esta obra, Linneo clasifica a todos los animales conocidos. Ilustrando el modo de trabajo del autor, este libro fue revisado y reeditado 12 veces, llegando así a 13 ediciones. La primera tuvo solo 11 páginas y la final, dividida en 3 volúmenes, sumó 3 000 páginas.

Su equivalente para el reino vegetal es Species Plantarum, que también dio lugar a la nomenclatura botánica como se conoce en la actualidad.

Conclusión

Linneo transformó la historia natural de su época hasta convertirla en una ciencia “que recopila datos, colectiva y acumulativa” (Müller-Wille y Scharf, 2009). Creó un sistema que le dio orden a una creciente cantidad de datos previamente caótica, que perdura en el tiempo, actualizándose siempre con nuevos hallazgos.

¿Qué mensaje clave podemos llevarnos de su vida? Que el orden y la perseverancia en verdad pueden cambiar el mundo. La naturaleza no avanza por saltos; nosotros tampoco.

Referencias

Charmantier, I. (2011). Carl Linnaeus and the Visual Representation of Nature. Historical Studies in the Natural Sciences, 41 (4): 365–404. Disponible en: https://online.ucpress.edu/hsns/article/41/4/365/105667/Carl-Linnaeus-and-the-Visual-Representation-of

Müller-Wille S, & Scharf S. (2009). Indexing Nature: Carl Linnaeus (1707-1778) and his Fact-Gathering Strategies. Working Papers on the Nature of Evidence: How Well do Facts Travel? Disponible en: https://core.ac.uk/download/pdf/9693845.pdf

Carlos Linneo. (Sin fecha). En Wikipedia. Recuperado el 23 de mayo de 2020 de: https://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Linneo

Categoría taxonómica. (Sin fecha). En Wikipedia. Recuperado el 23 de mayo de 2020 de: https://es.wikipedia.org/wiki/Categoría_taxonómica

Systema naturae. (Sin fecha). En Wikipedia. Recuperado el 23 de mayo de 2020 de: https://es.wikipedia.org/wiki/Systema_natur%C3%A6

3 respuestas a “Carlos Linneo, el hombre que ordenó la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s